9.12.2011

Un cuento para ser más humano con los demás: En el frente de batalla

En una de las numerosas trincheras cavadas durante la Primera Guerra Mundial, ubicada en la frontera caliente entre francia y Alemnia, un soldado expresó a su teniente:
-¡Mi amido no ha regresado del campo de baltalla, señor! ¡solicito permiso para ir a buscarlo, señor!
-¡Permiso denegado!- replicó el oficial- ¡No quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente haya muerto!

 El soldado, haciendo caso omiso de la prohibición, salió y regresó una hora más tarde, gravemente herido, transportando el cadaver de su amigo.
 El oficial estaba furioso:
-¡Ya le dije yo que habia muerto! Dígame: ¿Merecía la pena ir allá y poner en juego su vida para traer un cadaver?
 Y el soldado jadeando, a punto de desmayarse, con lágrimas en los ojos, repondió:
-¡Claro que sí, señor! Cuando lo encontré, todavía estaba vivo y pudo susurrarme al oído: ¡Estaba seguro de que vendrías!

(Autor desconocido)

Para la reflexión personal: Pocas cosas hay tan valiosas como la gracia de contar con un puñado pequeño de amigos fieles e incondicionales.
En este cuento se resalta la amistad, el amor, la confianza, la lealtad y la valentía

Feliz Año 2012...Bienvenida... www.laveintiuno.com.ar

www.laveintiuno.com.ar (click para ir a la nueva pagina)