12.20.2011

A 10 años de la salida de De la Rúa y la instalación del corralito

El 20 de diciembre de 2001, De la Rúa renunciaba a su cargo después de 740 días de haber asumido. Dejaba tras de si 38 muertos, centenares de heridos, y un estallido social determinante para los años posteriores.

Fue una crónica de una caída anunciada. Como episodios de un destino inevitable, el gobierno de Fernando de la Rúa se fue desintegrando rápidamente, casi desde el mismo momento de su asunción, el 10 de diciembre de 1999.
Había llegado para cerrar una década cuya principal característica había sido la corrupción del poder, y la privatización de todos los bienes del Estado. Los buenos tiempos de los dólares frescos habían pasado, y ya desde 1997 el país estaba en una recesión que no cedería durante todo el gobierno de la Alianza.
Por si fuera poco, y pese a lo que aconsejaban algunos economistas por fuera del stablishment, De la Rúa nunca manejó la posibilidad de una salida ordenada de la convertibilidad, lo que tal vez le hubiera dado cierto aire financiero para navegar en aguas turbulentas.

Tal vez los hechos del 19 y 20 de diciembre de 2001 comenzaron casi un mes antes, cuando el por entonces superministro de Economía elaboró lo que popularmente se conoció como "corralito", los límites para el retiro de fondos de los bancos. El malestar social fue creciendo con el correr de los días, y los primeros cacerolazos comenzaron a sonar en distintos puntos del país. El 13 de diciembre se produjeron los primeros saqueos a supermercados en el interior del país,  fundamentalmente en provincias como la de Entre Ríos y Santa Fe.
La situación económica se conjugaba con la pérdida de poder político de la Alianza, que había comenzado con la renuncia del vicepresidente Carlos "Chacho" Álvarez un año antes, y se había profundizado con las elecciones legislativas de octubre, en el que se impuso el voto en blanco, pero que en los hechos ganó el justicialismo. Con el recambio legislativo, el Senado colocó virtualmente a un vicepresidente peronista, ya que Ramón Puerta fue elegido presidente de la Cámara, con lo que el círculo de poder se cerraba cada vez más sobre la figura del Presidente.

El miércoles 19 los saqueos que habían comenzado en el interior se expandieron por el conurbano bonaerense. Las cámaras de televisión mostraban imágenes de violencia que tenían su antecedente directo en los saqueos de mayo de 1989, que habían provocado la entrega anticipada del gobierno de Raúl Alfonsín.
Ante esa situación, y empujado por el entonces ministro del Interior, Ramón Mestre, De la Rúa decretó el estado de sitio en todo el territorio nacional, lo que agravó el nivel de enfrentamiento. Multitudinarias manifestaciones se produjeron hacia la Plaza de Mayo y a las principales plazas del país, y el "que se vayan todos" empezó a expandirse como un himno popular.
El primero en caer fue Domingo Cavallo, quien meses antes había llegado al gobierno con un nivel de aceptación popular del 70%. El final del Gobierno era cuestión de horas.

Feliz Año 2012...Bienvenida... www.laveintiuno.com.ar

www.laveintiuno.com.ar (click para ir a la nueva pagina)